domingo, 3 de agosto de 2008

Falta imaginación


-Hoy me dejo engañar-le dije-Venga, se creativo.
Y se quedó en blanco.

1 comentario:

Juan Antonio dijo...

Esa es una tragedia que amenaza incluso al artista más consumado. ¿Has visto alguna vez a un pianista que, ya alzada la mano para descargar un acorde sobre el teclado parece haber entrevisto de repente el rostro del demonio? De repente el terror lo paraliza. "Horror vacui".

Tal vez le pasó lo mismo. Se olvidó de pronto de los arpegios de la mano izquierda. O del truco e ilusionismo. O de un nombre.

Quedarse en blanco es lo peor. Y al que le sucede, sabe que no hay perdón ni misericordia. Porque ese color es el del vacío, la nada.

Saludos.