viernes, 8 de agosto de 2008

La importancia de un prefijo



Sobrevivir. ¿Conocen a alguien a quien le guste esta palabra? Yo no. Una nota como al decirla en voz alta la gente se pone inmediatamente en guardia. Como tuercen el labio, desvían la mirada, reniegan de esa posibilidad. Con el tiempo me he dado cuenta de que es una palabra maldita. No es algo a lo que se aspire. Y es que por inercia asociamos a "Sobre-vivir" conceptos nada agradables. Nos suena a papel de secundario, a piso alquilado, a zapatos con agujeros, a dejarse llevar. A palabra cansada, a puños cerrados, a rechinar de dientes, a sudor...y a lágrima también. A gargantas que se hacen nudos, al contento del descontento, a callejón sin salida. A caminar por encima de la vida sin tocarla. A sentidos enjaulados. A deseos que hacen la confirmación. Aburre, como una dieta sin sal. Cansa, como un chisme de portería. Duele, como una migraña permanente. Es el frío del exiliado, la resaca del borracho, el preso institucionalizado. Es la suela gastada, el mantra equivocado, el sonido de un portazo, la zancadilla a traición. Es un sabotaje imprevisto, una melodía aburrida, una excusa con problemas de fe. Es la mediocridad del omega, el príncipe que salió rana, el bosque con trampa, el ladrón a la vuelta de la esquina. Es, en definitiva, una broma sin gracia. Un paseo en auto con los cristales tintados. Una tremenda decepción.

Pero no desesperen. Por obra y gracia de la semántica un prefijo marca la diferencia. Y, así, tenemos esa otra palabra, la que nos inspira y nos ensancha el diafragma: Superviviente. Aaah, eso suena mucho mejor, ¿no es cierto? Y es que “Super-viviente” suena a superhéroe de la Marvel, al peón que provoca el jaque, a manos que saben cómo y dónde curar. Es una intención cabezota, el faro en la tormenta, el fénix recien nacido, el punto y seguido, el plan B. Es un guerrero envuelto en cotidianidad. Es la tercera hoja del trebol, el verde de la esperanza, la sonrisa del autista. Es la luz en el tunel, la última pieza del puzzle, es Andy Dufresne. Es descubrir puñados de realidades en las esquinas de las metáforas. Es la historia de la experiencia, el paso firme con la cabeza alta, rumor de viento en las alas. Es el resultado que altera la suma, miradas que derrocan dictaduras, es la duda razonable...y el beneficio de la duda. Es deshacer una montaña en un grano de arena. Es morir con las botas puestas. Es el aullido del lobo, la danza de la lluvia, el grito de guerra. Es lo posible de lo imposible, la palabra justa en el momento adecuado, el valor para seguir al conejo blanco. Es el yin y el yang bailando un tango, es coger al toro por los cuernos, es el dragón y el unicornio, es una especie en extinción. Es, en definitiva, elegir la pastilla roja. Aguantar. Resistir, hasta el final de la obra, para bajar el telón.

Porque, como todo en la vida, es según como se mire. Pero eso, eso ya lo sabían ustedes...¿O no?

7 comentarios:

Nadna dijo...

También sobrevivir es superar la adversidad, construir sobre la destrucción, recoger los pedazos del naufragio que no se nos llevó, abrir los ojos al alba tras la noche de perdición.

Y superviviente el que pisó las cabezas de otros para no ahogarse, arrebató la comida para no morir de hambre, cerró la puerta de salida porque ya había salido...

Pero todo depende del lado de la barrera desde que lo miremos... como tú dices.

Un beso.

Nébula dijo...

Bueno Nadna, de todas formas hablo de la impresión que recibo yo de la gente cuando se le mencionan esas dos palabras, no quiere decir que yo piense eso, en mi caso yo soy, sin haberlo elegido ni pedido, una superviviente que sobrevive, pero sin hacer daño a nadie.
Todos, unos más y otros menos, sobrevivimos, porque esta vida no es fácil. Todos somos pequeñas almas errantes, en busca de un poco de paz.

Pd: ¿sabes que soy tu nueva fan, verdad? ^^
me encanta como escribes

Nadna dijo...

Mi querida Nébula. Justo antes del apagón informático que es el fin de semana para mí.

La impresión que trasmites es la que yo también tengo, pero quería hacer un ejercicio de dialéctica, de relativización. De acuerdo también con lo que tú apuntas: que todo depende de la perspectiva.

Me alegra gustarte. Hoy hablaba de ti con Meryone. Le decía que me gusta mucho tu blog y que me hace pensar. Concretamente la mínima entrada de Alicia y su anhelo de volver a traspasar espejos. Por mínima. Por profunda...

Buen fin de semana.

Un beso.

Nébula dijo...

Nadna:
Me dejas más tranquila, pues pensaba que te había dolido algo de este texto, que había revivido alguna historia dolorosa, abierto alguna herida, y me he sentido mal por ello, porque nada más lejos de mi intención hacer daño ni a ti ni a nadie.
Si es un ejercicio de relativización me alegro y mucho, porque eso es algo que me encanta hacer y que con muy pocas personas puedo compartir; de hecho dice mucho de ti y de tu forma de ser, un motivo más por el que me alegra habernos conocido y por lo que a Meryone le debo alguna cosa bonita :) Nunca dejes de hacerlo, sin miedo, en mi pequeño rincón estos pequeños debates son muy bien recibidos ^^

Ten un muy buen fin de semana, nos veremos a la vuelta :)

S. dijo...

Incluso inclinándome fonéticamente creo que preferiría sobrevivir que supervivir (oh, y perdone la gramática). Superviviente me deja un sentimiento de haber vencido algo y yo no pretendo orillar a nadie a la derrota. Sobrevivir, poética y absurdamente, me da la sensación de continuar incluso cuando la vida quisiera detenerse y uno tiene que arreglárselas como pueda.

También los espirales ¿cómo desconfiar de ellos si los encuentro por todos lados? Yo no quisiera ser ni horizontal ni vertical antes que un espiral.

Un abrazo fuerte.

S. dijo...

Siempre he pensado que muchas disertaciones que se dan entre las personas se deben a diferencia de conceptos. Uno pensaría que las palabras deberían ser absolutas pero finalmente resulta que cada quien tiene un íntimo y propio lenguaje, ¿no?

Así que coleccionas espirales, ¿he? He de confesarte que yo también, ya se puede ver en mi imagen sólo uno de los anillos que decoran mis manos, entre otras cosas. Y eso me lleva a preguntarme: ¿has visto la película "Uzumaki"?
Es una película japonesa en que una población se ve asolada por una especie de plaga en que sus pobladores comienzan a obsesionarse de manera enferma con los espirales. Es una película muy extraña y por lo mismo conozco mucha gente a la que no le gusta, pero yo la encuentro brutalmente deliciosa. Y la recomiendo, claro :)

Sobre mis sueños lo cierto es que siempre he considerado una especie de don (por plantearlo de algún modo) mi capacidad de recordarlos tan vívidamente.

Besos, otra vez.

S. dijo...

Monopolizo tu blog, ¿te das cuenta? (jo jo jo)

Precisamente la ilustración que subí es parte del comic en que se basa la película "Uzumaki". Su creador es Junji Ito. Es impresionante, ¿no?

:*