domingo, 7 de septiembre de 2008

Aullidos



Me asomo a la ventana y le veo. Frente a frente unos ojos inmensos suplican, los envuelve una negrura suave, como de seda. Impone y sin embargo, lo siento indefenso y solitario. Sigue aullando. Así lleva toda la mañana. Quisiera decirle que sé como se siente.

7 comentarios:

gerardobasabe dijo...

Hola.Me gustaron mucho tus ilustraciones.Te pongo entre mis favoritos.un abrazo.chau

Meryone dijo...

para mí, aullar es como una forma de liberación

quisiera ser lobo y aullar

seguiremos postergando... si postergamos lo necesario (estudiar, ordenar, quedar con alguna gente, etc), también estaremos capacitados para postergar lo malo, no??

aunque, como todo, un día habrá que dejar de postergar

ya soy mayor otra vez, ya no lloro ni quiero que se acabe el mundo

un beso

Someone exactly like you. dijo...

Y te muerde mientras agonizas y suspiras a la luna?

saudade dijo...

Bufff... qué final.

S. dijo...

Nunca me gustaron demasiado los hombres lobos. No sé porqué, porque suelo tener preferencia por esos híbridos míticos. Pero hay algo, no sé, en ellos.
Alguna vez me topé con una amiga licántropa que después desapareció sin dejar rastro. Supongo que así son también las criaturas míticas: engañosas.

Creo que no he dicho lo suficiente que es bueno tenerte de vuelta.
Un abrazo fuerte.

S. dijo...

Aunque ahora que lo pienso, acaban de poner por acá una película llamada, muy vagamente "Hombres lobo".
Y con todo no pienso dejarla pasar, jo.

kaho dijo...

Quizá lo más imposible entre lo que creemos posible. Gritar, aullar, desangrarse por transmitirlo pero algo no lo permite y no es ese otro ente... Miedo a vernos debiles? Miedo a vernos prepotentes? Miedo?!!!

"Te entiendo! Estoy contigo!" Es lo unico que quisiera que de mis labios saliera.