lunes, 29 de septiembre de 2008

Las grietas de mis colores


Me aburre
esta tregua encadenada,
esta paz transparente
que no sabe, que no huele
pero duele.
Precipicios son
estos puntos suspensivos.
Me jode que sea
la ausencia
la que marque los tiempos.
Se cuela
por las grietas de mis colores.
Se burla la bruja
de mis dolores.
Leona hambrienta,
que en su colina
merodea y me espera.
Habrá que improvisar los pasos,
caminar otros caminos.
Desordenar el orden,
y volver a empezar
...otra vez.

8 comentarios:

  1. "es otra la materia que conforma lo que somos, nuestra memoria. Otros los pequeños guijarros del sendero, recuerdos olvidados que duermen en el interior de nuestros párpados: un reflejo apenas adivinado en el horizonte, el sabor de una noche, la suavidad de un pétalo o aquella vez que me acariciaste la nuca."

    Cuanta verdad, mi querida Nadna :)

    ResponderEliminar
  2. llevo varios dias visitandote, y me gusta tu blog, si no te importa te pongo en favoritos para visitarte mas.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. que te declaren la guerra en la memoria del invierno futuro.

    ResponderEliminar
  4. ay, cuántas cosas hay que no hacen nada más que doler

    cuántas!!

    besos

    ResponderEliminar
  5. te he robado a la pordiosera burguesa, por cierto

    besos

    ResponderEliminar
  6. no conocía la frase de bertold brecht de la entrada anterior

    qué grande es bertold brecht, por dios!!

    más besos

    (ves? dije que iba a pasar)

    ResponderEliminar
  7. Siempre hemos de caminar otros caminos, desordenar los pasos. Es bueno que lo sepamos. Es bueno que lo hagamos. Sobre todo si nos alejamos de leonas (a no ser que te vayan las leonas) y dolores.

    Ése es el espíritu.

    Un beso.

    P.S. Creo que voy a hacer una recopilación de tus poemas. (con tu permiso y solo para mis ojos ;P)

    ResponderEliminar
  8. Qué pereza volver a empezar de nuevo, ¿verdad? Y sí, las treguas son tan aburridas... Esta vida...

    Besito. Buenos días, niña bonita

    ResponderEliminar

Libelúlame