lunes, 29 de septiembre de 2008

Mi mundo dormido


Tengo una melancolía
que me trepa por la nuca
como un ejército de hormigas,
pegajoso, perpetuo, implacable.
Tengo un pijama hecho
de sueños que no alcanzan,
de pesadillas que son
espinas clavadas.
Tengo una noche tramposa
que me respira con ansia,
sin dejarme respirar.
Tengo unas sábanas
hechas de puro frío
que son mi único abrazo.

Emprendo una búsqueda suicida,
soñando soñar
que despierto
de mi mundo dormido.

6 comentarios:

Rubén Darío Carrero dijo...

"soñando soñar
que despierto
de mi mundo dormido".

Qué hermoso!, qué musical!, qué poetico!, qué composición!, qué paciencia!, qué conciencia!, qué pre-conciencia!, qué insconciencia!, qué poema!!!!

Yo le dejaría así, esos tres versos son un poema, como un haiku, como esas gacelas dormidas de García Lorca.

Desaparezco: me averguenzo de mi triste tristeza ante tu felicidad que también es triste.

Beso

AAN dijo...

Tengo unas sábanas
hechas de puro frío
que son mi único abrazo.

Yo te abrazo, pequeña, yo te abrazo

Irénicus dijo...

El sentido de la vida... ¡Joder, despertad!

Meryone dijo...

achís!!

yo tengo mocos...

para abrazar, mejor la almohada

o un edredón

(ay, los del sur, que no tenéis frío)

besos

saudade dijo...

Consigues erizar esa melancolía que también sube constantemente por mi espalda...

Juan Antonio dijo...

La melancolía es un áspid que derrama dulcemente su veneno mientras nos arrulla.

Besos.