lunes, 15 de septiembre de 2008

People always leave


Mis palabras fueron naves, pese a la certeza del naufragio.
Las tuyas fueron humo, difuminando el borde de las cosas.
Quería alcanzarte, pero no se puede alcanzar lo que no se puede ver.
Yo que me reía de tu incapacidad para las sorpresas,
finalmente, fuiste el menos previsible de los dos.

6 comentarios:

R:) dijo...

A veces hay que arriesgarse a que tus palabras sean naves...aunque vayan a naufragar.

Pd. Tienes la misma canción principal que yo!

Irénicus dijo...

Lo importante no es el naufragio, sino el viaje. Ni siquiera hay que prepararse para el hundimiento, sólo saber ahogarse de modo que nuestros cuerpos queden a flote para soportar y disfrutar de nuevas sorpresas.

AAN dijo...

No se puede alcanzar lo que no se puede ver, cierto. Es ir dando palos de ciego... Increíble la ilustración y genial el texto.

Y sobrecogedora la canción de tu blog. Yo me he enamorado de ésta hace unos días. Te gustará ;)

http://es.youtube.com/watch?v=or-iCIOgV5s

Besos. Te enlazo

Someone exactly like you. dijo...

28:06:42:12

:___

S. dijo...

La imagen de hoy es increíblemente hermosa. Y me recuerda, no sé porqué, a un poema que me gusta mucho:


Está abierta de nuevo la ventana,
es de noche, la lluvia va a empezar,
te busco creyendo que es mañana
y a lo lejos un barco inventa el mar.

La soledad resulta esta ventana,
suerte de soledad de par en par,
porque es de noche y llueve y no es mañana
y a lo lejos un barco inventa el mar.

Puedo pensar que vienes en la lluvia,
tallado el cuerpo en agua, con la rubia
locura de tu pelo contra el viento;

pero resulta, amor, que no es mañana,
que el horizonte es sólo esta ventana,
que como el barco al mar, también te invento.



Es de Waldo Leyva, espero que te guste :)
Un beso fuerte.

Demolition Doll dijo...

Qué preciosa ilustración....