lunes, 22 de septiembre de 2008

Responsabilidades


Puede que mi único crimen
haya sido no imaginarte.
Quizás por eso no existes,
porque aún no te he inventado.

5 comentarios:

AAN dijo...

¿Puedes inventar otro para mí? Sólo quiero que no huya después de un mes.

Juan Antonio dijo...

Tal vez Nadna te haya imaginado también a ti y no lo sabes.

(Pero te diré un secreto: creo que todos nosotros, incluso la propia Nadna, hemos sido imaginados por la misteriosa gata de Meryone.)

El Dueño de los Cajones dijo...

Es cuestión de tiempo , nafa más.

Como las más grandes alegrías
o como las peores tragedias.

Saludos.

Irénicus dijo...

Lo malo sería que imaginaras algo y, desde entonces, pasaras la vida en búsqueda de ello; resultaría terrible, posiblemente no existiera. Así, sin inventarlo, tienes muchas más posibilidades de encontrar algo que te agrade.

S. dijo...

No me castigues con tus crímenes perfectos. Mientras la gente indiferente se da cuenta.


El texto es sencillamente precioso. Me ha gustado demasiado. Creo que me quedaré pensando en ello un rato mientras consigo elevar mi presión con cualquier treta gastronómica.
:*