domingo, 14 de septiembre de 2008

Si no diviertes, no sirves


Preguntan por un bufón muerto,
de él no queda ni una mueca.


(...y en tu voz sólo el fastidio por mi melancolía.)

8 comentarios:

Rubén Darío Carrero dijo...

Contemplo tu nostalgia
de cintas y planetas.

El infinito voló dividido y sin movimiento.
Sólo me quedaré con este asombro.

Lycans Laqueus dijo...

Este clown se visto de negro. Se ha dado cuenta que sus tonterías ya no te hacen reír.

un lobo sin rostro.

Someone exactly like you. dijo...

Había una vez una princesa que vivía en un palacio muy grande. El día en que cumplía trece años hubo una gran fiesta, con trapecistas, magos, payasos..... Pero la princesa se aburría. Entonces, apareció un enano, un enano muy feo que daba brincos y hacía piruetas en el aire. El enano fue todo un acontecimiento. "Bravo, Bravo" decía la princesa aplaudiendo y sin dejar de reír, y el enano, contagiado de su alegría, saltaba y saltaba, hasta que cayó al suelo rendido. “Sigue saltando, por favor” dijo la princesa. Pero el enano ya no podía más. La princesa se puso triste y se retiró a sus aposentos.....

Al rato, el enano, orgulloso de haber agradado a la princesa, decidió ir a buscarla, convencido de que ella se iría a vivir con él al bosque. “Ella no es feliz aquí” pensaba el enano. “Yo la cuidaré y la haré reír siempre”. El enano recorrió el palacio, buscando la habitación de la princesa, pero al llegar a uno de los salones vio algo horrible. Ante él había un monstruo que lo miraba con ojos torcidos y sanguinolentos, con unas manos peludas y unos pies enormes. El enano quiso morirse cuando se dio cuenta de que aquel monstruo era él mismo, reflejado en un espejo. En ese momento entró la princesa con su séquito.“Ah estas aquí, qué bien, baila otra vez para mí, por favor”.

Pero el enano estaba tirado en el suelo y no se movía. El médico de la corte se acercó a él y le tomó el pulso.
“Ya no bailará más para vos, princesa” le dijo.
“¿Por qué?” preguntó la princesa.
“Porque se le ha roto el corazón”.
Y la princesa contestó: “De ahora en adelante, que todos los que entren a palacio, que no tengan corazón”.



Me recordó a esto :_

Lycans Laqueus dijo...

"Más bien me abandonaron a mí por no encontrar risas que reir."

NUNCA. las risas no se buscan se regalan. Las regalan otras personas para ti y para mi, para todos. cuando esa persona ya no las provoca, la culpa no es tuya.

si tu vida estuvo rodeada de lobos... no se que decirte... depende de los lobos. jejeje

un lobo como otro cualquiera

Lycans Laqueus dijo...

Y si crees que entre lobos estarías mejor. Ahí muchos por ahí. No te puedo ofrecer que vengas conmigo porque hoy solo se estar solo.

un lobo al fondo.

AAN dijo...

Nébula, me acabo de enamorar de tu blog... Gracias por conseguir que me vaya con una sonrisa a la cama.

Volveré.

PD: sí, es cierto. Es "Mi vida sin mí", aunque no lo recordaba...

saudade dijo...

tus frases son tan tan tan...
Buf!

William De Baskerville dijo...

Muchas personas creen que los bufones nunca descansan, el dia que alguno de ellos se lo toma libre o no está para bufonadas, se ofenden, es el momento justo para que los bufones elijan otros caminos, otras voces.