viernes, 31 de octubre de 2008

Carta a todas mis catástrofes


Aquí me tienes.
Sobrevolando
tus lugares comunes.
Saltando días
que son ciudades,
para volver
al punto de partida.
Huyendo
de tus huesos
sin carne,
de tu hastío
sin esperanza.

Muertas
las plantas
y los peces.
Refugiada
en la literatura.

Comprobando
que no hay
escapatoria.

16 comentarios:

R:) dijo...

Yo les envié una carta, y por suerte o desgracia vinieron a visitarme.

ALBA dijo...

Y aquí me tienes, esperando..esperando bajo la lluvia. ¿Esperando o esperandóte?

Rubén Darío Carrero dijo...

Muéstrame el remitente.
Jajaja...

Entre las ruinas de los más hermosos sueños. -Eso se me acaba de ocurrir-.

Besos!

Ki dijo...

Lindo Blog el que tienes, me gusta hasta el formato.
un beso

Gabiprog dijo...

Los refugios siempre estaran ahí...
De escondites ni hablar.

carlos dijo...

Al contrario.
Hallaste la salida!
Seguramente que las catástrofes estarían tomando café solo y amargo con la adversidad en desolada y calamitosa conversación cuando el cartero llamó trece veces a la puerta.Abrió la fatalidad y por supuesto que la leyó sin perder mas tiempo.Cayósele de la mano al llegar al final.El cartero que esperaba propina,la recibió,murió.Las catástrofes cuan tentáculos de Pandora al coger la carta y ver que iba dirigida a ellas se enfrentaron a la fatalidad.La adversidad fue absorvida por la fatal pelea hasta que solo quedó ese bicho que nunca muere.Pero aquella carta le hizo temblar al miedo.
No tenían escapatoria ante el poder de la palabra.Podrían matar la vida en su ira,asolar campos y mares,pero en el momento en que escribieras una línea quedarían como fantasmas atrapados eternamente en laberintos de tinta.
Cuando escribes te sientes libre.
Un abrazo! .*

Meryone dijo...

hay escapatoria, nena

la hay

aunque sólo sea en la literatura

pero la hay

aunque sólo sea un poco

aunque (en el peor de los casos) se trate de hacerse amiga de las catástrofes

besos

Mei dijo...

Que triste, pero qué bonito también. Precioso.


saludos.

AnaBosch dijo...

encerrada en propios pasadizos..
sin nada en mano...
ni la espera de nada

Gacela dijo...

Yo estoy con Meryone, sí que hay escapatoria. Hay que levantarse y seguir andando, siempre caer, levantarse y seguir andando... y hay días luminosos y otros como éste, lluviosos y grises. Pero siempre hay otro día luminoso que llegará manyana, o al otro, o más allá.

Un abrazo grande-grande.

Alicia. dijo...

Sí que hay escapatoria. Aunque a veces sea difícil de encontrar, siempre hay algun camino.

Me encanta tu blog ^^
Besos!

Juan Antonio dijo...

Perdón, pero al fondo, a la izquierda, se divisa una luz tenue, casi dorada. Aunque las plantas y los peces hayan muerto (siempre pasa, no te preocupes), siempre hay una escapatoria.

Puede ser en forma de osa mayor. ¿Recuerdas?

S. dijo...

Y si al final resulta que mi plan genera dudas y ves más fácil que el intruso pueda burlarse de los dos.

Siempre tienes las mejores canciones :)

Sí, soy una pésima persona. Pero termino de dejar mensajitos y te prometo que te mando un mail. Que tengo algunas cosas qué contarte (risa diabólica).


Abrazos catastróficos.

Proyecto de Escritora dijo...

La literatura es una buena forma de escape para olvidar nuestros problemas y quizás encontrarles una solución.

Me ha gustado tu poema.

Un beso!

Nahuel dijo...

"refugiada en la literatura" buscando respuestas tal vez? buscando lo perdido que nunca se encuentra...el hastio....no muere..un abrazo

http://sendadelnahuel.blogspot.com/

AAN dijo...

Sí que la hay. Claro que la hay. Tiene que haberla...