domingo, 26 de octubre de 2008

Siete vidas


-¿Crees en los finales felices?
-No...no creo en los finales.

8 comentarios:

Rubén Darío Carrero dijo...

Yo tampoco creo en los finales, aunque siempre me queda esa palabra: fin. O dos: Por fin.

Te echaba de menos, aunque no sabía especificamente qué extrañar...descubrí que así aún más sentía tu ausencia de oficiante y lejano corazón.

Digamos que no he aprendido a volar, eso es un comienzo...pero cuando lo haga no pienzo aterrizar. Regresaré a la calma ó el fin.

Besos! Qué bueno tenerte de vuelta!!...vuelta y vuelta...y tú...? Ya han fijado tus alas?.

Rubén Darío Carrero dijo...

Aquél fue un poema que escribí hace mucho tiempo, pero ahora que lo leo otra vez me parece más ridiculo que las ratas.

Todo está bien, acá llueve, hay como 14 tipos de gris en el cielo, pero todo está en calma, sigue la costumbre y el olor de la noche se esparce como una mujer que duerme; yo te escribo, fumo, estaré un poco más frente a la PC, un cuento de Camus (Bodas en Tipasa) me espera.

Rubén Darío Carrero dijo...

Las cenizas de esos papeles harían más gorda mi sombra, ya la luz es tisica como decía Vallejo.

Todo es un robo, no te parece?.

Pero dime!! Qué tal el clima en el Limbo?.

Gabiprog dijo...

Tenemos tantos volumenes que escribir...

:-)

Un abrazo.

Juan Antonio dijo...

Sabia tú, Nébula. Haces bien. No existen los finales. Nunca hay un acontecimiento último y definitivo que cierra un ciclo y pone punto y final a una historia.

Todo fluye, todo se nos escapa entre los dedos, pero nada concluye.

Sabia tú, Nébula.

carlos dijo...

Heyyyy holaaaa .* :)
jajaja no es que rompiera el final de la historia así. Es que cuando escribo un relato para Cuentacuentos hay una condición y es que eligen una frase y éste ha de comenzar o terminar con esa frase.Y esta semana la elegida era "yo me voy para mi casa" por eso tuve que ceñirme a ella :)

Por cierto yo tampoco creo en los finales. Pero... y justo ahora en este momento,me digo:Entonces no debo creer tampoco en los principios,no? Upss en menuda me he metido a estas horas de la noche.
Que no finalice el domingooo!!!
.*

(uno el orisinal al pollock ;)

Rubén Darío Carrero dijo...

Perfectamente eres una propiedad de lo lejos, lejos, aún más lejos.
La fuga de la noche...!!!
Pero te imagino tan cerca y profunda como una respiración mamifera y alada.
Te busco, adentro, adentro, mucho más adentro.
Tu secreto ya es carnación ideal en mí cuerpo, no te preocupes.

Espero postales de esa isla espejiza ó esa ciudad invisible.

kaho dijo...

Cada final que nos imponemos es solo una forma de arrebatar de nuestras propias manos lo que llevamos construido... No, el fin es una venda que nos cubre los ojos y el corazon... Sigo luchando contra esta miopia.