miércoles, 15 de octubre de 2008

Cuestión de fe


Si yo creyera en el amor,
podría entonces
ser vulnerable.
Haría de tu pecho
mi refugio,
y de tus brazos
mi escudo.
Rozándote muy cerca,
cerca del susurro
me escucharías pedirte:
Pásame la mano por la espalda.
Acaricia la herida
de esta gata encerrada.
Cuéntame un cuento.
Comete el insomnio
de mis ojos
con tus besos.
Llénalos de sueños.
Repasa con tu lengua
mis heridas de guerra.
Dale cuerda
al pulso de mis muñecas.
Riega de latidos
a este juguete roto.
Piensa pensamientos
que dibujen firmamentos.
Haz que se fuguen las estrellas,
y vámonos tú y yo
detrás de ellas.
Guárdame del ruido
que me ensucia por dentro,
que me vuelve el alma
un hueco.
Pinta de verde
éste horizonte cobarde.
Pero soy silencio,
porque yo
...yo no creo.

15 comentarios:

Regina dijo...

"Comete el insomnio
de mis ojos
con tus besos.
Llénalos de sueños.
Repasa con tu lengua
mis heridas de guerra.
Dale cuerda
al pulso de mis muñecas."

Muy hermoso.

Me encanta tu blog y la banda sonora que la acompaña.

Un saludo

Nébula dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nébula dijo...

A Nadna:

El tiempo es un tesoro,
conseguirlo nos esclaviza
...dejándonos sin tiempo.

Besos llenos de minutos .*

Gacela dijo...

Bueno, es verdad que es un poco cuestión de fe. Y que creer puede hacernos vulnerables, y ser vulnerable da mucho miedo, no?

Pero sabes qué pasa? Que a veces, aunque no verbalicemos, aunque no pidamos nada... hay quien viene a acariciarnos, a robarnos el insomnio, a lamer nuestras heridas de guerra. Sí, sí, sin que hayamos abierto la boca, a veces incluso sin que hayamos abierto la puerta (aunque ayudaríamos haciéndolo). Pero es que hay gente increíble siempre más cerca de lo que nos pensamos.

Ah... y un juguete roto no podría escribir como tú lo haces. Ni de lejos ;-)

AnaBosch dijo...

El silencio...
una incredulidad que vacia poco a poco...
pensamientos delineados...
dibujando lapsos etereos....

Juan Antonio dijo...

Hoy no tengo palabras, Nébula. Me has seducido, vencido, anonadado. Me rindo incondicionalmente. Pero déjame repetir al menos tus felices versos:

"Cómete el insomnio
de mis ojos
con tus besos."

Ahí queda. El centauro se retira a su cueva, herido por tanta belleza.

Gabiprog dijo...

Si no creyeras no escribirías así.

Un abrazo.

Meryone dijo...

me gustó mucho, mucho, mucho... sobre todo lo del insomnio

eso que hoy estoy más desesperada que cínica y eché una llorera de dos horas de reloj por teléfono

pero te mando un beso grande igual

crysania dijo...

madre mia a cada cosa que leo me sorprendo mas, estoy segura que estas orgullosa de esto que has escrito y sino!! DEBERIAS!!! me encanta de verdad.

si sk t haces admirar :-D

S. dijo...

La imagen me parece muy extraña. No sé, hay algo extraño en ella :/

A mí me gusta pasar las manos por las espaldas. Oh.

Me siento apaleada, como si viniera de una pelea callejera o yo que sé. Ya estoy anciana :/


Besos felinos.

AAN dijo...

Tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos...

Recordé estos versos de Benedetti al leerte. Muy lindo, reina

Rubén Darío Carrero dijo...

Yo no lo creo, yo SÉ que eres una piscina llena de un follaje brilloso y ausente de las horas.
Eres triste y dulce.
Profunda y suave.
Meditabunda y maltrecha.
Eres como una certeza todavía sin su búsqueda.

Pero me dices (todavía):

...soy silencio,
porque yo
...yo no creo.

William De Baskerville dijo...

Me quedo con estas frases:

"comete el insomnio de mis ojos con tus besos."

"Dale cuerda
al pulso de mis muñecas.
Riega de latidos
a este juguete roto."



siento repelus en mi espalda, y la carne de avestruz!.

Nadie dijo...

Ouch!!!

kaho dijo...

*-*