jueves, 9 de octubre de 2008

Ecos no resonantes


La soledad nos cela, nos guarda, nos juega.

11 comentarios:

  1. como un círculo vicioso...

    es lo que tiene la ciclotimia y los eternos retornos...

    folerpiña está más grande!!

    veinte, sí. dieciocho de rodrigo, una de cris y otra mía...

    y un hamster

    besos

    ResponderEliminar
  2. La soledad aviva el recuerdo de la piel: el frío es el mayor estímulo para reavivar los celos y los malos juegos.
    Aún así -y aunque aún no lohaya experimentado- ¿no proporciona cosas buenas la soledad?

    MUAS mil

    ResponderEliminar
  3. Debe ser porque la soledad a veces se halla sola y nos busca,
    y no sé por qué le damos de lado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. la soledad nos agobia, nos da miedo, nos inhumaniza. pero la soledad buscada o acompañada, es sencillamente bonita.

    lindas palabras las tuyas. precioso blog. perfecta combinación de texto e imagen.

    poesia y color para los ojos.

    ResponderEliminar
  5. Pues... hablo de lo que conozco y... tengo miedo a la soledad porque me da pánico quedarme a solas conmigo misma y escucharme. A veces, es un buen ejercicio intentar escucharse tb a uno mismo y... respirar.

    ResponderEliminar
  6. Leo tus palabras y suenan como un eco que se aleja progresivamente.

    Últimamente tengo cierta
    familiaridad con la soledad y he comprobado que lo que dices es rigurosamente cierto.

    ResponderEliminar
  7. la soledad nos consume de a pooco...
    nos marchita en silencio

    ResponderEliminar
  8. la soledad es la peor compañera ains

    ResponderEliminar
  9. La soledad es buena en cierta medida. Te ayuda a desconectar y escucharte...pero demasiada soledad no es muy aconsejable.
    El silencio es algo muy poderoso.
    Hay que tener cuidado en lo posible...

    Me ha encantado tu blog y me hubiera gustado muchísimo más hace cuatro años... La música es sencillamente preciosa, y como dicen la combinación de texto e imagen es perfecta.

    1abrazo

    ResponderEliminar
  10. La soledad no deseada a veces pesa como una losa. Y en realidad, supongo que no deberíamos tenerle tanto miedo a quedarnos a ratos a solas con nosotros mismos... pero es difícil, es difícil.

    ResponderEliminar
  11. ¡Me encanta su vestido! Tiene una textura increíble.

    La soledad, la maldita eterna compañera.

    Buen finde, pequeña

    ResponderEliminar

Libelúlame