lunes, 27 de octubre de 2008

Sangre fría


Somos esclavos de la memoria de nuestro olvido, el mío ya podría ser pez en lugar de elefante.

(...no pienso perdonar a mis pesadillas tanta fidelidad)

12 comentarios:

Gabiprog dijo...

Y lo peor es la transpiración sobre la almohada...

saudade dijo...

Tdodo lo demás sería superfluo.

crysania dijo...

el olvido... ojala pudieramos ser todos pez en los momentos que nos interesara.. poder borrar los recuerdos que no queremos y poder ser elefante para recordar los que nos hacen felices...

R:) dijo...

Esta es la última vez que perdono a una noche sin sueño.

Someone exactly like you. dijo...

....Y cuando tengas pesadillas yo les haré cosquillas para que te rías tambien (8)

Juan Antonio dijo...

El olvido tiene infinitos anaqueles donde guarda cosas que un día fueron nuestras, miradas, sospechas, incertidumbres, anhelos, huellas, quimeras.

Aunque sólo recordemos los últimos segundos de nuestra existencia, esos anaqueles ocupan el vasto espacio de la historia.

Están ahí. A un paso de la memoria, del dolor punzante e ignominioso que es recordar.

S. dijo...

Es una sirena, a mí no pueden engañarme.

Yo creo que todo en mí es pez la mayor parte del tiempo: fluimos como agua en todas sus posibilidades, no necesitamos tormentas. El resto de los elementos nos son ajenos.

No debemos temer a la memoria, al agua, a las pesadillas. Al fin y al cabo somos nosotros mismos disfrazados de oportunidad.


También te he echado de menos, llevaba un buen tiempo pensando en si debía enviarte otro mail para ver si todo estaba bien pero no quería verme muy acosadora. Jo jo jo. Que sepas que hay muchas cosas a mi alrededor que te nombran.

Besos categóricos.

Jose Alberto Caja dijo...

pues yo estoy hasta los COJONES de ser esclavo de mis recuerdos.
ya no me quedaré sentado esperando, a la mierda!

Juan Antonio dijo...

Conozco criaturas de sangre fría que se ocultan tras inocentes limoneros, incluso junto a las fuentes de los parques donde dormitan perros sin dueño.

Las conozco, pero procuro que no me hielen con sus besos de yedras y azaleas.

Jose Alberto Caja dijo...

gracias nébula

AAN dijo...

¡Qué pesadas son tus pesadillas! Estoy chisposa (jijiji).

Sigo subiendo

William De Baskerville dijo...

Perdonalas, no sea que vuelvan, si las perdonas, las decepcionas y te dejaran en paz.