lunes, 10 de noviembre de 2008

Cristina Peri Rossi


"Dice Sigmund Freud en uno de sus ensayos que toda felicidad de adulto es la realización de un deseo infantil. Como aquella abogada inteligente, elegante, amada por su esposo y por sus hijos, que ocultaba una secreta insatisfacción: en la infancia, había querido ser bailarina folclórica, soñaba con tablados flamencos donde pudiera desmelenar su fuego interior. O aquel empresario muy rico, dueño de pozos de petróleo, que siempre quiso ser poeta pobre en las calles de París. Yo, de chica, admiraba a los escritores que formaban parte de la biblioteca de mi tío (un modesto funcionario público que vestía a la inglesa, leía a Marx y a Jung, amaba la música clásica, las carreras de caballos y la ruleta) cuyas obras leía ávidamente, pasando del dolor a la sonrisa, de la tristeza al éxtasis, como aquel hidalgo de un lugar de la Mancha que enloqueció leyendo. Y deseaba apasionadamente convertirme en escritora."

"Aprendí que en sus inicios hay poetas que balbucean, o se atienen rigurosamente al canon, cuentan las sílabas y luego, más seguros de sí mismos, rompen con las normas, con el corsé del endecasílabo y experimentan con el ritmo y con la forma. Otros, desde que empiezan son transgresores, se rebelan contra la tradición y hacen estallar la gramática. No siguen las academias ni más voz que la imperiosa de la subjetividad, una subjetividad intensa y dolorida (¿qué quería decir "Trilce"? ¿De dónde se había sacado la palabra? Busqué en vano en el diccionario y no la encontré; de modo, deduje, que el poeta es un inventor de palabras, un demiurgo, un dios, con la facultad de bautizar.)"

"Siempre me ha parecido raro que los editores no impriman los libros en hojas de colores, no sólo por la belleza, sino por su capacidad de sugestión emocional."

"Las dictaduras sin nombre son las peores: se convierten en metafísicas."

"Nunca he renunciado al humor cuando escribo poesía. Estoy convencida de que reduce el ego, relativiza el dolor de vivir y ayuda a la inteligencia. En poesía, la solemnidad, la retórica, el engolamiento me parecen perniciosos, tanto como el falso lirismo de las mieses, la primavera, el crepúsculo, el alba y los trigales, palabras que tendrían que estar prohibidas en cualquier poemario, aún de los bucólicos."

"Vivan las emociones y los sentimientos, justamente porque son irracionales."

"El erotismo es el camino hacia la eternidad, hacia la transcendencia."

"Podría decir que el tema más frecuente* es el deseo, como pulsión de vida y de muerte. Pero ¿hay alguna obra que no hable del deseo, que no surja del deseo, que no reclame deseo? Para que un poema exista se necesitan, por lo menos, dos deseos: el deseo del poeta y el deseo del lector, convertido en sujeto deseante. Si el psicoanálisis se ha acercado cada vez más a la poesía es porque tiene como instrumento la palabra, y la palabra es cosa de poetas."

Cristina Peri Rossi


*En su obra.

6 comentarios:

*Sechat* dijo...

A veces me gusta visitar blogs a partir de los comentarios que leo en los blogs que visito y eso me ha pasado con el tuyo. Me ha encantado de principio a fin: desde la cabecera del blog con esa Caperucita Roja que cautiva, hasta las imágenes que plagan el sitio en el lateral o en las entradas. Me tendrás por aquí a menudo. Te lo aseguro.

Winnie dijo...

No conocía a esta autora, y eso que la poesía es mi resguardo preferido... Me voy a buscar más cositsa de ella y a ponerla en mi lista de regalos para reyes...

Juan Antonio dijo...

"El erotismo es el camino hacia la eternidad, hacia la trascendencia."

Tensión esencial entre pulsiones de vida y muerte, entre el deseo y la agonía. Nada más cierto.

Mer G.G dijo...

"El erotismo es el camino hacia la eternidad,hacia la transcendencia".

Magnifica frase,me la apuntó,la releo...es que es perfecta... :)

Mer

Rubén Darío Carrero dijo...

Muy parecido a tí, no te parece?.
Es una huella?. -Si, si que lo es-.

Demolition Doll dijo...

Interesantes reflexiones, sin duda es una mujer con las ideas muy claras...