domingo, 30 de noviembre de 2008

Monólogo de otoño


Con la nevera casi vacía
y unos yogures caducados.

Ausencia de plantas
y gatos.

El insomnio se me revela
hueco.
Las palabras intactas.
La noche ancha y larga.

Si al menos ésta soledad
me hiciese algo de compañía...

19 comentarios:

Mei dijo...

¡Qué frío da ese texto!
Me recuerda a mis noches de insomnio de verano, cuando parece que el tiempo no avanza y que el espacio está desordenado.

Terapia de piso dijo...

Sé que pocos lo piensan, pero para mí la soledad es una gran compañera. Siempre está para ti cuando tú no quieres estar para ella. Siempre está. Siempre te recibe igual aunque la abandones muchas veces.

José Roberto Coppola

Allek dijo...

lindo tu rincon..
lindos textos..
saludes..
y mucha paz-ciencia!!

ANDREA dijo...

Aunque parezca que no te hace compañia, si te hace compañia, pero una cosa te digo, la soledad hay que saber dosificarla, nunca estes sola, pues en el momento que entres a formar parte de ella, ella jamas te dejar por mucho que tú quieras hecharla fuera de tú vida, aunque hay momentos en la vida que hay que estar con ella, pero por poco tiempo.

Un Saludo y hasta la próxima

carlos dijo...

Decía una canción que guardo de la infancia,y bueno que sirve para todos los tiempos "silba fuerte fuerte.." y entonces aparecerá un pajarillo,y traerá una rama (que será una planta si la plantas)y después sigilosamente avanzando tras el pajarillo llegará el gato,y como sigues silbando lloverá y saldrás a la calle a cantar bajo la lluvia y pillarás un resfriado y no podrás tomar nada porque la nevera está vacía y mientras cantabas bajo la lluvia cerró el super y regresas empapada y resfriada y mosqueada y espero que no te hayas dejado las llaves de casa dentro! y casi que mejor marcho silbando con disimulo porque no quiero estar cuando regreses!! xD
.*
Un abrazo fuerte!

AnaBosch dijo...

La estacion nos envuelve
con su espiritu

NityaYang dijo...

Me he hecho ilusión leer tu post, más que nada porque venía de ti. Nunca dices nada de más y nunca de menos...
Me gusta leer tus retazos: impactantes y sutiles como gestos o miradas... Este me ha dejado pensando en cómo será "soledad", la tuya, claro. No sé si será diurna o aprovechará más por las noches para no dejarte dormir... No sé si será como la vecina del quinto que cuando te ve disfrutar es cuando aparece diciéndote que haces mucho ruido... Lo mismo es como la típica amiga Chejobviana que te inspira y te redecora (aunque sea a grises) tu mundo interior...
No sé, no me preocupes y dime tú cómo es tu amiga "Soledad" por si interesa invitarla "a la fiesta" o mejor buscarse otra ;)

Besos mil, mi niña!

Nonitaa.- dijo...

Hola! :) vagando y vagando entre blogs encontré el tuyo, y deb confesarte que es muy bueno! :) me encantaron tus escritos.

María Constanza Pérez*

Noelplebeyo dijo...

Nunca ha habido una soledad tan concurrida como una noche larga y ancha y un insomnio hueco...

Me inspiras

Camaleona dijo...

Me gustaría que la soledad viniera a visitarme, ya no tengo tiempo ni para ella.

Dara Scully dijo...

Aterrizo en la cueva de Caperucita con las piernas desnudas -y pantalones. Quién lo diría- y me limitaba a dejar, en esta hora tardía, la huella de gato que me precede. Con calma, ojearé el resto.

Miau

S. dijo...

Siempre he agradecido que mis problemas anímicos tiendan más al sueño excesivo que al insomnio. Soy mala manejando horas de más.
Por otro lado, pensaba en esa frase de cadena de mail que dice que no es lo mismo estar solo que estar sin ti (él/alguien/ya se sabe). Todos tenemos un pequeño enemigo dentro de nosotros y es un poco difícil que sea una buena compañía.

¿Tienes miedo de encontrarte un dos de febrero bailando bajo la lluvia, vestida de negro mientras mueres de sed?
El cuento fue fabuloso, no podía dejar de pensar en ti. Viajando a ese México surrealista y hostil, claro está.

Besos desde todos los puntos geográficos posibles.

Gabiprog dijo...

Solo la soledad elegida no resulta mala compañía... A veces.

Werewolfie dijo...

Según Bereshit, D'os hizo a (los gatos) y a (las plantas) y vio que era bueno... Supongo que sabía lo que venía después.

Juan Antonio dijo...

De los yogures puedo ocuparme yo, Nébula. Ya te lo dijo Meryone. Y en cuanto al insomnio, ¿no conocías a un gato que hablaba algo de latín?

Besos.

Gacela dijo...

A mí me pasa como a S., me amarmoto y duermo más de lo que debería. Mejor, porque rellenar el tiempo me cuesta, me cuesta.

Y como decía ella, estar a solas con nosotros mismos es bueno a ratos, claro... pero a veces da miedo porque a las dos horas salen los monstruos que llevamos dentro, y esos son aun peor companyía que la soledad.

Pájaro Africano dijo...

Acabas acostumbrándote... supongo... espero...

Alma dijo...

Es maravilloso tu blog, gracias por compartir estas palabras. Lo visitaré a menudo, ahora q lo he descubierto.
Un abrazo, Alma.
http://www.gratisblog.com/esta_la_puerta_abiertaentra/

DéjàVu dijo...

Buen blog! un besoo