jueves, 20 de noviembre de 2008

Trincheras


Tengo la magia perdida.
La bola de cristal rota.
Callado el silencio.
A mano la sombra.
Vacío el sombrero
de flores y conejos.
La partida amañada.

Tengo el insomnio encabronado,
robándome los sueños
a plena luz del día.
Y unos muebles quietos,
hambrientos
de que alguien los use.

Cascada de carencias
que me llueven,
doliéndome.
Desierto de mis paredes
que me devuelve la palabra intacta.

Sueño con una boca
en la que
dejarme olvidada.

16 comentarios:

Maganto dijo...

Y al fin y al cabo soñar con una boca es la epidemia mas extendida de los soñadores.

Mas sin embargo, ¿qué sería de nosotros sin esos sueños?

Me encanta como escribes

Meryone dijo...

nooooooooooooooo

muebles quietos nooo!

eso es que están acechando para atacarte

no te fíes

ay, qué lunares andamos otra vez, no?

besos

Someone exactly like you. dijo...

:) Muebles que quieren ser usados...

R:) dijo...

Mi magia se quedó tirada en un rincón hace mucho tiempo.

Alicia. dijo...

"Sueño con una boca
en la que
dejarme olvidada."

Me ha encantado n_n

Someone exactly like you. dijo...

Me encanto esa pelicula,y al llamarse rakel como yo ni te cuento ya ^^

aLba dijo...

me encanta el texto :)

un saludo

BECKETT dijo...

Creo que los restos de tu naufragio los diviso desde mi barco y puede que me quede con alguno de ellos, son restos de un universo convertido en palabras

Gacela dijo...

Los conejos del sombrero van y vienen, salen de la nada. Lo mismo hace un momento no estaban y de repente, ¡zas! aparecen de nuevo. Vuelve a mirara por si acaso... :-)

crysania dijo...

que bonito texto

que hacer cuando la magia se escapa
cuando ya no hay magos
ni sombreros
ni conejos que salgan de ellos?

que hacer cuando
la magia se convierte
en soñar con labios
con besos...
que estan siempre...
tan lejos

Nahuel dijo...

de verdad, de verdad, muy bonito....tengo la magia perdida""...yo tambien...saludos..nahuel

Elemental August dijo...

hermoso el poema escribis muy bien!

S. dijo...

No sé porqué lo de los muebles me ha recordado una canción que solía gustarme mucho hace muchos años: y si me cae una aventura la revuelco en el sofá por no herir al recuerdo que se anida en el colchón.

No sé. Es un día raro. Quizá uno de esos que Calamaro advierte que son días para quedarse a mirar.


Besos sospechosamente light.

ANDREA dijo...

La vida, vivirla es simplemente magia

carlos dijo...

Se refugia la noche en la trinchera.En el horizonte el amanecer prepara su avance.
Los sueños aguardan el momento de ser cumplidos.*
Un abrazo!

Juan Antonio dijo...

¿Qué hago yo que me pierdo estas cosas? Me da igual que se lo pida alguien más, yo me lo voy a pedir también:

Sueño con una boca en la que dejarme olvidada.

Ay. Fascinado, fascinado, fascinado, hoy no podré decir otra cosa en todo el día.

Acabarás matándome un día de estos. Te lo prometo.