martes, 30 de diciembre de 2008

El mundo seguía ahí


L. Zubov
Así que era eso.

El mundo seguía ahí,

justo donde ella lo había dejado.


Indiferencia latente

de sus encierros.

De sus toques de queda
autoimpuestos.
De su apatía

y de sus excusas.


Vestía su alma

restos de arcoiris

pasados de moda.

Anclada

en lo que pensaba

era la esperanza,

se dejaba pasar los días

sin que atravesaran

su savia muerta.

12 comentarios:

Terapia de piso dijo...

Qué rara sensación cuando uno regresa y siente que nada ha pasado.

José Roberto Coppola

Camaleona dijo...

Que no se escapen los días sin vivirlos a todo pulmón.

BLAS dijo...

Que maravilla de blog tienes... Es entrar y atravesar la puerta a otro mundo. Enhorabuena, de verdad.

Someone exactly like you. dijo...

Empieza a rendirte porque apuesto a que no pasará un años más sin que empieces a sentir a lo bestia.

Alicia. dijo...

El mundo seguía allí, justo donde ella lo había dejado.

*__*

Noelplebeyo dijo...

esta el mundo ahí...esperandote...besos

Dara Scully dijo...

El mundo no se olvidaba de caminar solo porque ella dejara de hacerlo.


Miau

AAN dijo...

Pues eso, a salir y a ver si realmente algo ha cambiado. ¡A vivir, pequeña, sin mirar atrás más!

Por cierto, ayer estuviste conmigo en la tienda del Caixa Fórum. Hay tantas cosas allí que te encantarían...

Tony dijo...

Muy bonito,feliz salida y entrada de año.

Juan Antonio dijo...

Pequeña Nébula... el mundo sigue ahí, como si nada hubiera pasado, como si no le afectaran nuestros paréntesis ni el tiempo que dedicamos a perdernos en esas espirales que te son familiares.

El mundo sigue ahí, y nosotros aquí, de este lado, del tuyo. Siempre.

Vestía su alma
restos de arcoiris
pasados de moda

Tienes un don. Me fascinas cada día, sin dejar uno.

Un abrazo

FER dijo...

The show must go on...

Feliz año, Nebulilla :-)

Un beso

ANDREA dijo...

El mundo se mueve, queramos o no queramos, sin parar por nadie, sin pensar en unas segusdas oportunidades, todo sigue igual sea hoy o mañana.

Un Saludo y hasta la próxima