martes, 24 de febrero de 2009

Flor de loto


Jeannie Lynn Paske
Perdamos los días de desconsuelo,
los que no nos sumen al mundo
y a su vértigo.

Limpio la memoria de lastres
que me roban el aire
y me visten de caos.

Quererte
sólo fue una trampa.
Ilusiones reducidas
a páginas de espuma.

Asisto al entierro de mis palabras.
Me explota la vida en las manos.
Sucumbo al embrujo relativo del proceso.
Humorista del camino donde fluyo.
Aprendo y me construyo.

11 comentarios:

Alhy dijo...

Por vigesimoseptima vez: Houston? Me recibes?

Gabiprog dijo...

Hasta con escombros se puede construir, no digamos con palabras e ingenio.

Superichy dijo...

“No me pidas que no te quiera”


Pídeme lo que quieras,
Pero no me pidas que no te quiera.
El día que pase la vida entera
Pídeme, que no te quiera

Hay veces que cerrar un sentimiento,
Es imposible para quién lo entrega,
Quién recibe es quién lo niega.
Pero lo recibe

Me pediste nada,
No quiero nada más.
¿Y qué haces leyendo aquí
Quieres, no quieres, o quieres más?

Pídeme lo que quieras,
Pero no me pidas que no te quiera.
El día que pase la vida entera
Pídeme, que no te quiera

Terapia de piso dijo...

Nos construimos todos los días.

José Roberto Coppola

Meryone dijo...

que explote la vida en las manos no es malo, no??

querer suele ser un error... antes o después

besos de gata resacosa, nena

Carlos dijo...

Y resurges
rebelde ante las huestes del vacío.
Tus versos lo derrotan en cada palabra.
Un abrazo!*


.-Tras los oscars debo pasarme mas por el cine ;)

Dara Scully dijo...

Y al terminar, renace.



Un miau arquitectónico

HUMO dijo...

bellísimo!

=) HUMO

Loana dijo...

que lindo

Gacela dijo...

Yo creo que querer casi nunca es una trampa, aunque salga mal. Pero el último verso es esperanzador, así que me quedo con eso.

Joaquín Romero (Joki) dijo...

Me ha gustado mucho tu frase:
"Asisto al entierro de mis palabras."... y al avez, he sentido un escalofrío por la espalda...