miércoles, 1 de abril de 2009

El dolor de la lucidez


Steven Kenny
Valiente,
como el vuelo de un pájaro ciego.

Era niña cuando perdí la infancia
al otro lado del espejo.

Se me olvidó llorar.

17 comentarios:

  1. Pues llora ahora que la angustía espera aferrada al corazón hasta que uno grita de tal forma que la espanta.

    Grita y luego juega, que nunca es tarde para empezar a ser niño

    ResponderEliminar
  2. Cuando se acaben las lagrimas será el momento de volar.

    ResponderEliminar
  3. Hay cosas que nunca se recuperan.

    ResponderEliminar
  4. Dejando un poco de lado el tema "esatdos de ánimo", he ojeado tu blogs y me ha gustado bastante, espero k no te importe k lo siga.

    Y si, hay veces en las que parece haber olvidado llorar y otras en las k creemos no tener mas lágrimas.

    Chau kiss te kuidas :)

    ResponderEliminar
  5. Si ese pajaro ciego es azul, podrá volar mas allá del arcoiris. No necesitará más que su instinto para llegar al otro lado. Cuando se pose en una rama, una ventana o un tejado, sus lagrimas limpiaran sus secos ojos tras el vuelo. Y podra descansar, finalmente, con la certeza de que está en casa ;)

    Kisses arropadores ***

    Pd: Thanks, sol. Me he ido de un extreme al otro. Los eneatipos me tienen abducida, ¡no puedo parar de escribir!Heeeeeelp!!

    ResponderEliminar
  6. yo ando en una etapa buena, aunque haya un par de cosas que me afectan bastante

    claro que también está bien compensar la mala que pasé ahí atrás

    ánimo!!

    besos

    ResponderEliminar
  7. Los espejos se complacen en engullir muchas de nuestras posibilidades. Son ladrones de universos potenciales. Y lo saben.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Jo, qué sencillo y qué fuerte. Me ha recordado a un cuento que leí ayer: Inés Azul, de Pablo Albo...
    Leelo, porfa... si quieres seguir siendo niña ponte boca abajo, verás cómo sonríe el horizonte!
    MUAS

    ResponderEliminar
  9. Sigue estando detrás del espejo. Solo tiene que llegar allí.




    un miau en una barquita azul

    ResponderEliminar
  10. Pareciera que se te olvidó de tanta felicidad.

    Un abrazo.

    José Roberto Coppola

    ResponderEliminar
  11. Solo hay que buscar un poquito mejor porque seguro que sigue en algun lugar.

    Mer

    ResponderEliminar
  12. Libre al otro lado del espejo, está en ningun sitio mejor que contigo, siempre viva,
    vuela por abril!!
    Un abrazo*

    ResponderEliminar
  13. Llorar se le olvida a tanta gente... Y estoy incluido, que conste, tirando piedras contra mi tejado.

    ResponderEliminar
  14. nunca es tan sabrosa la fruta como cuando se pasa, el mayor encanto de la infancia se encuentra cuando termina.

    Enrique Vila-Matas

    ResponderEliminar
  15. Cuando se pierde la infancia, con ella tambien se van muchas lagrimas.

    ResponderEliminar

Libelúlame