sábado, 9 de mayo de 2009

Las segundas oportunidades no existen


Marta Altieri
Cometí demasiados errores.

Tarde aprendí a descifrar las señales
del océano congelado de tus ojos.

Llamé desde una cabina telefónica
sin saber que estaba rota.

Pero tú ya te habías ido.

22 comentarios:

El soñador dijo...

Muy bonito

pqueirozribeiro dijo...

Bonito poema. A foto também é linda!

Meryone dijo...

el océano congelado de tus ojos

me gusta

las segundas oportunidades casi siempre sirven sólo para reafirmarse en la primera opinión. claro que también hay excepciones. pero son las menos

Tony dijo...

Nunca es tarde!!!!...Lo de la cabina,no tiene arreglo.

Profundo como el océano.....

Un saludo

una más... dijo...

Quizás las segundas oportunidades pasen bastante antes de cuando nosotros consideramos que queremos cogerlas..pero existen..
Muy bonito..
Bss.
Una más

Juan Antonio dijo...

Sabes? Nunca es tan tarde como cuando es demasiado pronto. Cada oportunidad es única, irrepetible e independiente de todo lo anterior y posterior.

Un beso y un abrazo enorme.

Noelplebeyo dijo...

No hay peor sensación que darse cuenta que ya no comunica...

Rubén Darío Carrero dijo...

Así es la vida en "estas condiciones", todo ha transcurrido, hasta lo que no seremos nunca.

Besos!

El Charro y yo dijo...

Si existen y se llaman PERDON. Pero no se buscan, ellas te encuentran

Winnie dijo...

Me gusta pensar que existen! intento hacerlo! ls cabinas de teléfono estropeadas con mi debilidad!
con el sonido de comunicando todo el rato!

HUMO dijo...

decepción...

me gustan tus entradas, siempre sutiles, cargadas de atmósfera!

=) HUMO

Dara Scully dijo...

No tenía sentido seguir esperando en aquel frío. Porque no volvería, por mucho que esperara.


A Cat le gustan las pinceladas de la ilustración :)


¡Miau, encanto!

AnaBosch dijo...

todo un sueño...
que sigue

Carlos dijo...

le destin offrait une seconde chance.

Un abrazo!


El que una cabina funcione eso sí que hay solo una oportunidad entre mil :)

Proyecto de Escritora dijo...

Creo en las segundas oportunidades, pero vienen con una forma distinta.
Besos!!

Meryone dijo...

gracias, nebulilla!

a tí también se te quiere...

besote

Toxicosmos dijo...

Las cabinas nunca funcionan cuando más las necesitamos.

simon dijo...

me gusta mucho como escribes
bonitas imágenes
saludos

{Angie} dijo...

sad :(

Gacela dijo...

Si es que... desde que hay tan pocas cabinas telefónicas, cuántas segundas oportunidades no habrán llegado nunca a serlo!!

Nunca debimos abandonar las senyales de humo ;-)

Meryone dijo...

a mí me dió penita, pero no me emocionaba

no sé si viste por ahí atrás lo de que prefiero que las canciones hablen de política a que hablen de amor, pero es lo que me pasa con los cantautores...

besos

Fernando García-Lima dijo...

Me suena esa impotencia, ese arrepentimiento... :-(