lunes, 3 de agosto de 2009

Epítome


mi_na_mi_lk
Referirse a lo nuestro
es hablar del cielo de los barcos.
Despreciar la línea recta
como único contexto.

Es sucumbir a las claves nocturnas,
desanudando los temporales heredados
del reino del astro odiado,
aliviando el peso del dolor opaco
que otros denominan oxígeno
que araña como gato
las gargantas indefensas de palabras soldado
quebrando hasta el último pelo.

Es recrearse en el signo de tu sombra.
Dolerse en la herida suave
que tu lengua provoca.
Despliegue de labios escalando
los cuerpos infinitos,
anclados en un mismo estruendo
para morir acurrucados
en una misma ternura.

15 comentarios:

  1. el silencio de las heridas es peligrosamente adictivo. se expande,, se dilata, se queda retenido entre las palabras...

    ResponderEliminar
  2. Fulminante.

    La unión tiene nudos impredecibles.

    Saludos.

    José Roberto Coppola

    ResponderEliminar
  3. Heridas que desgarran y se agarrna con la fuerza de quien quiere volver a respirar.

    No hace falta que te diga lo que me gustan tus textos, pero me encnatan.

    ResponderEliminar
  4. Un bonito dibujo y un poema profundo.
    He llegado por casualidad y lo que veo me gusta, volveré.
    Si quieres pasarte por mi rincón estás invitada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No se si he entendido con exactitud el mensaje, pero me ha gustado el viaje imaginario, recrear en mi propia travesía el cielo de los barcos ;)

    Kisses reflexivos ***

    ResponderEliminar
  6. que buen texto :)




    me transportaste a ese mundo que no visito hace mucho!!

    ResponderEliminar
  7. Hola, hermosa.

    El texto, siempre inmejorable.

    La imagen me recuerda tanto a Egon Schiele...

    ResponderEliminar
  8. Es hablar de mástiles que se arropan con las velas de un único barco.

    miau en tacones

    ResponderEliminar
  9. Increíblemente precioso, tus textos son maravillosos.

    Seguiré tu blog a fondo :)

    Saludoos

    ResponderEliminar
  10. Los temporales heredados nos hielan los recuerdos. Incluso en agosto.

    Recrearse en el signo de tu sombra... Esa me la pido. Puedo?

    Besos y ronroneos.

    ResponderEliminar
  11. el naufragio es un fracaso que evade el fracaso.

    me quedo, para no evadirme de tus textos.

    ResponderEliminar
  12. No hay palabras para expresar lo hermoso de tus palabras. Quién pudiera hacerlo como tu, sacar algo tan bello que surge del alma y hace estremecer cada centímetro de nuestro cuerpo al leerlo.

    Un abrazo enorme, nunca me canso de tus letras

    ResponderEliminar
  13. Las palabras salpicando la piel como caricias, para dibujar un aluvión de sensaciones, de sentimientos. El arte de encontrar el equilibrio entre la luz y las tinieblas, construyendo una constelación de versos que piden ser tatuados. Mis alas negras se barnizan con colores infinitos. Saludos oscuros (o quizás no tanto).

    ResponderEliminar

Libelúlame