lunes, 15 de febrero de 2010

Eres todo lo que no me espera


Marta Altieri
Desperté
entre la noche y la cueva,
sin paralelos,
sin un perro fiel
que me lamiera las heridas,
doblada por la costumbre
de irte dejando atrás
en cada sueño que abandono.

12 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Lo dejaste sueños atrás...

Danielle dijo...

Los sueños siempre vuelven con nuevas espectativas, a veces incluso con nortes diferentes ^^.

Alhy dijo...

Grita bien fuerte "googly, googly, googly, be gone!"



:)

Dara Scully dijo...

Ya no hay perros que laman las heridas, ni noches sin sueño.


(te dejo
un pez de
colores)

Juan Antonio dijo...

Pero, llega uno a acostumbrarse?

Cuántas cosas no nos esperan, nenita...

Besos.

F3RN4ND0 RH0D4S dijo...

no es que no exista quien pueda lamer las heridas, quizas uno no quiere que eso pase. Que el dolor nos enseñe algo.
Y a veces no es, sino nosotros mismos quienes quedamos esparcidos en nuestros propios sueños

saudade dijo...

Lamiendo viejas heridas...

Nómada dijo...

Yo sólo sé de dónde vengo...
De Moreiras que dice que vende poesía.

Y me gusta lo que leo donde ahora me hallo.

Un saludo,
Nómada.

William De Baskerville dijo...

Irte dejando atras en cada sueño que abandono <-- me encanta.

Es dificil despertar entre la noche y la cueva, pero sueños atras, lo era aun mas.


Besos!.

AAN dijo...

Despertaste. Punto final.

Djuna dijo...

ese titulo define mis ultimos días.

Fernando García-Lima dijo...

:___(

Hay veces que me gustaría dejar algún sueño bastante atrás...