viernes, 29 de octubre de 2010

Tras la Puerta


weeja
...nuestra historia,

aquello aun no nacido
que me arrebataste,
de puntillas,
desde ese lado oscuro del trapecio
que haces tuyo cuando te conviene.

6 comentarios:

  1. Muy apropiado con los días que vienen, me gusta tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Es precioso. Cuántas veces soñamos con aquello aún no nacido!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. y se balancea ante tu rostro y tu espalda

    ResponderEliminar
  4. Las historias que no nacen son las mas bonitas. Lo bueno es que, aunque no sucedan, estan los escritores para hacerlas vivir con sus palabras.

    ResponderEliminar
  5. Un día tenemos que hablar de trapecios.

    Miau.

    ResponderEliminar

Libelúlame