sábado, 2 de octubre de 2010

A un Cielo


Sarah Joncas
Es mi culpa
si me pongo de puntillas
y me involucro en tu órbita,
buscando paralelas
en el laberinto translúcido
de tu continente.
Si me olvido y cierro la puerta
para esperar insomne,
entre las esquinas de mi ventana,
el nunca jamás que me prometiste.

10 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

es tu culpa; es tu deseo

Estas esculpada

Gacela dijo...

Puf, los NuncaJamás son como los ParaSiempres... palabras, palabras, palabras. Sólo palabras.

juanela dijo...

no hay palabras cuando se esta en esa orbita,no hay sentimientos ya que se pierden en el laberinto que no hay salida.
es muy bonito porque tu haces que cada palabra este llena de sentimientos

Orologiaio dijo...

Se nos suele dar de vicio involucrarnos gratuitamente en empresas más bien costosas.

Juan Antonio dijo...

Es tu culpa? Quién podría evitar buscar paralelas y líneas imaginarias para explicar un teorema imposible.

Lord Gideon dijo...

Llamar culpa al sueño
Pintar colores al día gris, en ocasiones suele hacer que llueva sobre la ilusión

María dijo...

No es culpa, es sentimiento y éste, en ocasiones nos hace sentir culpables, porque no encuentra justificación a su existencia.
Un abrazo, Nébula.

Matías Daille dijo...

Un para siempre, un nunca jamas que mas da, son cadenas que nos aferran a seguir esperando...

suerte.

Mer González dijo...

Los nunca jamás no deberían ser solo palabras.Deberían ser utilizadas,acariciadas,solo cuando se dicen de verdad.

Abrazos infinitos y un miau para ti.

NÓMADA dijo...

A veces deberíamos perdonarnos...
Porque puede ser la causa última, pero quien promete e incumple, miente.