jueves, 18 de noviembre de 2010

El problema llevaba mi nombre


Kristan Le
Ahora comprendo
que no era yo tu nostalgia.
Acaso
una arruga en tu camisa,
una pelusa fuera de su rincón.

Que tu tiempo
nunca fue mi tiempo,
aquí, en el hemisferio
que inventé para nosotros,
donde los no-hechos
marcaron nuestra diferencia,
derrotándome.

Que tu espacio
no hacía concesiones.
Que no se te daba bien
eso de la fe.
Que te costaba la alegría.

Que el silencio que habitas
es el túnel que no acabas
porque soy yo quien espera
al otro lado.

13 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

y será así por siempre ?

Orologiaio dijo...

Pues él se lo pierde...

Jana dijo...

El tiempo es demasiado lento para aquellos que esperan... demasiado rápido para aquellos que temen.... demasiado largo para aquellos que sufren.... demasiado corto para aquellos que celebran... pero para aquellos que aman, el tiempo es eterno. Henry Van Dyke

la chica de las biscotelas dijo...

si conocer que estas al otro lado no es suficiente para terminar ese tunel es que en su planetario mental algo no está en órbita.. pienso, vamos...

el grito en el cielo dijo...

Es admirable es estilo de tu poesía. Versos breves con unas imágenes exquisitas. Las aguas en las que se desenvuelven tus poemas son las de tus peces, profundas y densas.Gracias

Helenaconh dijo...

esto es muy bueno, y también lees mi pensamiento, pero el de hace tiempo

juanela dijo...

El mundo no esta en nuestras manos, incluso nada de lo que vemos, oimos,ni el lugar donde estamos, al final del tunel, en un rincon o en cualquier otro lugar, pero algo si forma parte nuestro es el sentir o el silencio, cuando perece es dificil cuestionar, analizar o incluso a no comprender. es facil ser blanco de palabras que escuchamos o leemos pero mas aun escribirlas cuando se maltrata ese silencio. aun así como siempre tu escritura traspasa ese mi tunel, y se asienta en mi rincon...felicidades

Djuna dijo...

maravilloso.... realmente me conmovio!

Phoebe dijo...

Si la alegría cuesta, la relación es siempre mucho mejor. Siempre ha sido mejor, porque las ausencias rellenan el tiempo perdido; no esperar al otro lado del túnel haría que todo perdiera su sentido porque nadie no acabaría el túnel si ya supiera de antemano que iba a estar vacío al llegar al final.

Juan Antonio dijo...

Los hay con suerte. Y bobos.

María dijo...

Ahora comprendo que su corazón nunca fue mi corazón y que sus palabras sólo eran ecos de fantasmas que atormentaban sus recuerdos.
Precioso poema que en este momento hace un retrato de mi alma.
Un beso.

Noelplebeyo dijo...

que blancorrr, Bel

Juan Antonio dijo...

Nenita, has cambiado todo... Me encanta, eres tú también. Pero echaré de menos el bosque de tus naufragios en el que te encontré un día y al que siempre volví para repetir el milagro.

Bueno, mientras estés, todo estará bien.

Ronroneo y abrazo. *.*