jueves, 4 de noviembre de 2010

Silence


Eddy Stevens
Toda tu distancia jadea en una estrella.
Todo tu verbo es (sólo) un biombo.

Oculto en tu guarida,
detrás de cada miedo tu animal engorda.

Un ángel sin trabajo se lleva el dedo a la boca
y te hizo falta todo el silencio.

Ya nada sé de ti.

10 comentarios:

marikosan dijo...

Qué profundo y que de miga tienen estos versos. Me gustan.

Juan Antonio dijo...

Ese gesto de llevarse el dedo a la boca me ha dejado admirado. Tenía que ser un ángel.

Besos, nenita.

Noelplebeyo dijo...

ya somos dos

Orologiaio dijo...

Los ángeles sin trabajo no deberían existir.

NÓMADA dijo...

AAAHHH!
Leo una vez y leo otra vez y leo otra vez.
AAAHHH!

Anónimo dijo...

desde esa guarida, esa fiera no daña, ese Angel con el dedo en la boca silencia sus silencios.es sombra de su sombra....

Vanessa dijo...

Qué bonito!
"Te hizo falta todo el silencio", es curioso, hay gente q le sobra tanto silencio y otra gente a la que le hace tanta falta.
Besos!

María dijo...

Precioso texto y magnífica forma de contarlo.
Es un placer leerte.
Un abrazo.

Juan Pablo dijo...

Yo estoy.
Erótica (flora-el fuego-y fauna- altar-),
erótica del sacrificio el estar.

Calentando silencios, otoños
Bienvenidas a sangres
sin dueño.

Y es hoguera al descubierto
La que apiña no presencias creciendo
los ojos cociéndose en negrura.

Si. Someterse al dolor que conlleva avanzar,
avanzar.
En sombras a sólidos artefactos,
de una luz a otra luz angular.

Extender tu dedo al cuasi sobrenombre del futuro.
De la sombra
del alma caído, a la punta,
más comprometida por tus espacios
emblanqueciendo
tan a prisa

en los rincones, evidenciando calmas y amores
axilas con flores
otra y otra vez
tan lejos de los jardines
una y otra vez
tan lejos
lo que más amamos.

Sujeta los temblores con la fuerza de fingir,
en otro sosiego han de beber
tus aplomos.

Tu poema es una obra hermosa. Besos

.A dijo...

ya no se dónde estás.. en qué parte nos empezamos a perder..