viernes, 25 de febrero de 2011

Babel


Miramos la guerra desde lejos
con los ojos blancos de un nómada
rehabilitado.

A traves de la maraña de lenguas como algas
creímos que eran otros los
crucificados.

Y no hicimos nada.

12 comentarios:

  1. La distancia es trinchera hasta que la ola nos cubre

    ResponderEliminar
  2. y para muestra un botón libio

    me gusta babel, y me gustó el leer(te)

    ResponderEliminar
  3. dis tancia


    ... paisaje desvelado.
    un placer,
    g.

    ResponderEliminar
  4. Ser pasivo es difícil en realidad tanto como actuar.

    ResponderEliminar
  5. Y después se creen con derecho a llamarnos monstruos porque aceptamos la indiferencia.

    Me parece que faltan muchas verdades por decir. Me alegro de que algunos no se callen ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. la desidia es...anda personal, naturaleza humana...saludos

    sendadelnahuel.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. me encanta esa imagen de los árboles con ojos...

    el poema... no hay nada que agregar, lo dijiste bien

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Como el poema aquel de "primero se llevaron a los comunistas, pero como yo no era comunista, no me importó".

    Mientras los palos caigan sobre el Otro, no nos damos por aludidos, no movemos un músculo. Probablemente cuando nos decidamos a ponernos en marcha, sea demasiado tarde...

    ResponderEliminar
  9. Porque nunca pensamos que podríamos nosotros acariciar la cruz.

    ResponderEliminar

Libelúlame