lunes, 21 de marzo de 2011

No puedo dormir


Tengo la
cama deshecha de tanto buscarle
un cuerpo al silencio
la vagina repugnantemente seca.

Pienso en masturbarme
buscar en la ranura el poema
pero tengo por cada dedo
dos osos polares
que caminan lentos lentos lentos
hacia la pereza
que da exterminarse para acabar siendo
sólo
el olor que queda en las manos.

11 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

no te quedes con las ganas...

es peor

arguellesacero dijo...

Fantástico.
Elegante poeta.

B. dijo...

Para dormir hay que pensar menos, mucho menos.

jojoaquin dijo...

he leído varios de tus poemas y envidio en todod ellos tu majestuoso sentido del ritmo

Abraham dijo...

Querer
dormir
caminando
a la pereza.

O dormir derrotado por tantos despertares.

Pez Susurro dijo...

es tan triste
tan sexual,
y tan delicado

que no puedo decir nada,
más que tocar ésa sensación
en mi reflejo

Moreiras dijo...

La ranura del poema tiene, sin duda, todo el potencial del universo.

Nadna dijo...

El pecado de espaciar mis visitas tiene el perdón de encontrarte nuevos lenguajes. No creo en las gradaciones pero este sea quizás el mejor poema que te he leído.

Gracias.

g dijo...

he bajado
de lo alto del naufragio
poco a poco
para terminar aquí
en esta sueñografía.

me ha encantado.
abrazo.s

cada
loco
con
su
tema

José Antonio Fernández dijo...

Sensualidad y delicadeza. Un poema que erosiona.
Te felicito!

emiliano dijo...

buena construcción de la soledad.