jueves, 18 de agosto de 2011

Yo Confieso


ante dios todopoderoso
y ante vosotros hermanos
que he pecado mucho
de pensamiento palabra obra y omisión
Que he osado y me he atrevido
y me he adentrado en bosques oscuros
donde habitaba mi bestia
y he salido con vida
Que he comprendido
a todos y a cada uno de los animales
que llevaba dentro
desde el lobo hasta la babosa
y los he abrazado
y les he levantado altares
pues yo observé y vi
que estaba hecha a su imagen y semejanza
Que de mi cuello no pende
cruz alguna
más una que no he elegido descansa en mi espalda
Por mi culpa Por mi culpa Por mi grandísima culpa
el amor que me aguda
la soledad blanca el miedo en ala delta
la tristeza intrínseca
Por mi culpa el temblor
que me señala
y me acusa de haber venido para ser débil
Culpable de soñar
antes durante y más allá del tránsito
De perder contra natura
Culpable de no juzgar
ni medir raseros de nadie
De mi voluntad copérnica
y sus bíceps de talco
florecido de mi llanto
el musgo de mi esperanza
Culpable
a sabiendas
del olvido si decido perdonarte
De que en un mundo perfecto
cada cual a su manera
De la rebeldía del que sobrevive
lejos de Iglesias y pornografías
con su fe de andar por casa
y ve a Dios en el árbol y en el viento
en la cama con su novia
o en un poema

16 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Esto es lo que yo llamo una confesión con amor propio y mucha fe en el hombre, de esas que hacemos con nosotros mismos, sin necesidad del Padres Santos ni ocho cuartos. Creo que compartimos muchas de estas culpas y yo no me arrepiento.
Un abrazo, Bel.
Leo

Sico Pérez dijo...

Horror!!!

Noelplebeyo dijo...

Dulce pecado, dulce perdon

Charcos dijo...

me gustan las cosas de andar por casa, tan inmensas, tan sencillas.

te sales Bel

besicoss

Moreiras dijo...

He estado disfrutando del video de tu participación en Poesía en el parque. Felicidades, este estío está siendo una primavera de poemas en tus manos y tu voz. Recuerdos :) y enhorabuena de nuevo por los estupendos derroteros por los que siguen corriendo tus palabras, cual riachuelo cristalino que va creciendo, y que algún día habrá de llegar al mar.

William De Baskerville dijo...

Se puede decir más alto, pero no más claro.

Bss!

eloy dijo...

Ameeeeeeeén, dulce pecadora. Compartimos todas tus culpas y no, No nos arrepentimos.

Petons estiuencs.

Emily dijo...

belleza en el aire, en todos nuestros animales.

(http://www.online-literature.com/coleridge/646/)

Layla dijo...

joder qué bien hecho, hasta el tono del video es el de los curas...

Srta. Alicia Alina dijo...

Waw, me ha encantado.
Te leo de cerca eh? :)
Besos de purpurina, Alicia.
Una invitación a mí blog: http://Globosagua.blogspot.com

Anónimo dijo...

Qué bonito, Isabel. Un gran poema.

Juan

Juan Antonio dijo...

... el musgo de mi esperanza...

Mon dieu.

Nacho López Murria dijo...

Me gustan tus pecados :)

diego Trad dijo...

Tremendo, revelador, valiente, maravilloso poema!
Más no puedo pedir.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Deliciosa vuelta de tuerca al Pésame...

Susan Urich dijo...

Estuve leyendo tu blog largo y tendido, hace un buen tiempo no me encontraba uno tan bueno, y supongo que, escribiendo de esa manera, comprendes lo que se siente cuando uno descubre a un autor. En fin, que llevo un blog con una amiga, llamada Noe Palma, y me gustaría poner como lema del blog uno de tus poemas, ya tiene textos pero aún lo estamos diseñando, quería pedirte permiso, era todo. Puedes mirar el blog acá: sunoele.blogspot.com