sábado, 10 de septiembre de 2011

Mi piel


en coma parece
una lápida

Anónima de amor
la noche tirita su anemia

Las paredes son duras
Me miran con soberbia
¿Cuánto hace de tu último fuego?
me preguntan


Ya sé
les digo
Esto es lo que me espera

Caducidad y amnesia

16 comentarios:

Genís dijo...

Qué árida crudeza desprende tu piel.

hana dijo...

Pues a una, después de muchos tragos amargos, de esos que te queman, muy amargos aunque fueran imaginarios, le queda: una pensión y revivir este pobre y dolorido corazón, que no sin razón ha sufrido un montón.

Te leo. Salud

p/d.- Los deseos se cumplen, unos antes que otros, no se como pero todo llega. Ten cuidado con lo que deseas me decía. ¿qué deseos tendría él?

Juan Cruz López dijo...

Precioso poema, Isabel. Templado y certerp.

Noelplebeyo dijo...

como a todos

Juan Antonio dijo...

A más, como siempre. Tu piel también.

*.*

Sico Pérez dijo...

Caducidad y amnesia, muy cierto!!!

eloy dijo...

Caducidad y amnesia, eso es lo que nos espera a todos.

Te sigo.
Un saludo

Raquel F. dijo...

Hace mucho de mi último fuego...

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Murosquesonojos

Nacho López Murria dijo...

Gracias por el poema que me has puesto. Mis noches también tiritan :/

Emily dijo...

precioso, y un final demoledor.

H e l e n a... dijo...

Hermoso :)

Almudena Vega dijo...

gracias, si no es tarde

Carlota Garrido dijo...

epidermis por respuesta, solo un temblor se atrevió a preguntar...quién sabe si los incendios prefirieron no haber venido nunca?

Calipso dijo...

Pero Bel, que capacidad tan grande tienes para emocionar, para emocionarme.

Te abrazo

alter ego dijo...

o huella.



.