martes, 8 de noviembre de 2011

Gira la llave


Grita
si has salido ileso
de todo ese amor recluso
que te consume
Aventúrate a rebatir
cada prueba
que vino a demostrarte
que no era la bondad
lo que copulaba
a la derecha del hombre
Ambiciona la trascendencia
No seas un dormido
más
en la ciudad hormiguero
Ella
no es lo que te sostiene
Muda de cómodos contextos
Tu alma es ícara
Asume de ti el accidente
sin dramatizar
Tócate desde dentro
Y aquí lo transitorio
Y aquí su sinsentido
Y sonríe
bestial
al estado de confusión permanente
que es esto de vivir
Y
hazte preguntas
Joder
Sobre todo
hazte preguntas

10 comentarios:

las afinidades electivas - España dijo...

y al otro lado no hay más que
espejos

Estupendo poema!

Noelplebeyo dijo...

y sobre todo responde y actua

El Joven llamado Cuervo dijo...

Aplaudo a rabiar! No te quedes como idiota mientras los otros te aporrean. Por qué lo hacen? Una apología de la revolución...

alter ego dijo...

cae.

Antonio Alfonso Alonso dijo...

Imperativos L Mentales.

VANESSA dijo...

Precioso poema!
Tienes razón, hay q hacerse preguntas para buscar las respuestas, es el único modo de encontrarle sentido a todo.
Besoss

nueva gomorra dijo...

Hay que ser valiente a la hora de construir un poema a base de imperativos, pero, en este caso, el atrevimiento se justifica. Abrazos desde la city

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

No era la verdad
la que copulaba
a la derecha del hombre.

Uf. Uf.

Cielo dijo...

Ritmo sublime, ese que se obtiene cuando la palabra es un lameno preciso.

Me gusta la idea de no poner puntos y ensaltar la palabra que hace ese efecto para el lector.

Para terminar a modo de crítica no se si constructiva, ese JODER, no sé, no sé, me crea muchas dudas que no logro despejar.


Un besote.

Vagamundo dijo...

Hace falta mucha vela para tanta navegación, y a menudo conocemos de antemano las respuestas (y no nos gustan: por eso cuesta hacerse preguntas)