miércoles, 7 de diciembre de 2011

Geisha


No queda nadie
a quién decirle la verdad
Lo cierto es que a nadie le interesa
Que sólo caminas que caminas sola
que tu corazón se pela de tristeza
porque hacia ti huyen los hombres
porque hacia ti escapan de todo
y ni siquiera ellos tienen claro lo que de ti pretenden
Esa intención sólo a tus ojos manifiesta
El artefacto de la niebla
La distracción

17 comentarios:

  1. Un sentimiento Kawabata se me atraviesa en la garganta.

    ResponderEliminar
  2. Ñá. Es precioso el poema.
    Ser la válvula de escape de alguien es destructivo.

    Y tú guapa.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  3. La tristeza ya se desprende del título... Como te dicen por ahí arriba, precioso poema.

    ResponderEliminar
  4. Pero la niebla es sobre todo el color de tus ojos. Todos deberían saber eso.

    ResponderEliminar
  5. La niebla emborracha (dicho por mi madre)
    Estupendo poema!

    Agustín

    ResponderEliminar
  6. Es una preciosidad!
    http://hoytusonrisafuespectaculo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Me duele este poema. Como la niebla. Como la verdad.
    Besos, reina.

    ResponderEliminar
  8. La distracción, el vaivén del contenido invisible, la tristeza envuelta en acción, la nada durmiendo en todo un poema... Me encantó.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me gustó mucho "El artefacto de la niebla". Saludos

    ResponderEliminar
  10. Seguro q a alguien le interesa la verdad, aunque sea sólo para distraerse.
    Besoss

    ResponderEliminar
  11. Decía el maestro: Si los tiempos no te exigen tu parte mejor, invéntate otros tiempos.

    ResponderEliminar
  12. siempre hay alguien

    saludos desde ubeda y baeza

    ResponderEliminar
  13. Tendrá razón aquél que dijo que no se concibe una poesía hermosa si no es triste.
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Libelúlame