domingo, 15 de abril de 2012

Hay que fingir


todos me lo dicen
desoír la verdad que se pensó útil y para qué
si la contradicción ronda de lado a lado
y después del silencio queda otro
eso venéreo y oscuro
más que un espacio que plácido espuela
esta cabeza que llora entre pierna y pierna su patria sola y deleble
algo como yo
que no tengo conducta y tropiezo siempre con la misma piedra
y soy la torpe prófuga de los cuellos úteros de la distancia
tan desinteresada de mí tan cansada de mí
como de cada una de mis lágrimas que tanto
que tanta urgencia de entender
y no da un sólo catálogo de ausencias y de varices
para esta tristeza de no ser nunca suficiente

7 comentarios:

un humilde villano de vodevil dijo...

Me encánta :D

juan bello dijo...

gracias por tus palabres Bel!

Abrazo.

Noelplebeyo dijo...

para eso hay q valer

lo de fingir no es tan facil

dulce susurro de cuchillas dijo...

Muy bueno Isabel...es un placer buscar el significado de tus versos.
bsoss

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Mujer

Rubén Darío Carrero dijo...

No sé por qué lo pensé, se me ocurrió: La patria está en los muslos.

Un beso, extrañaba leerte.

Juan Cruz López dijo...

Gracias guapa. Me fue imposible asistir.