lunes, 7 de mayo de 2012

Lejos

del deseo ciego del beso locomotor
de tu boca lazarillo que curaba lamiendo
de tu lengua de su lenguaje imaginado
de lo ambiguo del esquizo amor
lejos
de hacer de su carne un cebo
de hacer de tu cuerpo un camino
de apretarse contra lo más triste de ti
de apretarse
de ti
aunque a veces folle y ría
lejos
ella tensa la cuerda en silencio
cada vez más en silencio
y se afeita el coño
y segura
y asquerosamente a salvo
piensa en lo oscuro
dentro
y le da vergüenza
hay algo fundido dentro
y piensa en la envoltura
en los sábados en casa
en la enfermedad en la jubilación anticipada
en cada runa de sus ojos
en cada flor salvaje de su ojos también tuyos sus ojos
en todas las cosas pequeñas que lentamente roe la luz
en todo lo suyo que nadie se detuvo a mirar que nadie se detiene a mirar
en que se le acaba el tiempo

8 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

todo eso se piensa mientas el agua fluye por los recónditos huecos del alma

El Joven llamado Cuervo dijo...

Alta Hermosura.

dulce susurro de cuchillas dijo...

en un poema salvaje como este me dan ganas de gritar...precioso

bsos

Vagamundo dijo...

totalmente animal.

M.Flores dijo...

He leído tus tres últimos poemas, son muy buenos, impactantes.Me gusta lo que ví aquí y lo que leí. Me quedo.
Saludos.

xiana dijo...

Me gusta tu blog. Tienes una nueva seguidora, si me lo permites.
Me encanta la frase de "a veces me gustaría ser corta de vista..." a la que en mi caso personal añadiría "y no saber leer entre líneas"

Un saludo sonriente :)

Dara Scully dijo...

me detengo y miro, miro todo eso que nadie vio nunca por pasar de largo.


(me muerden tus palabras,
bella)

Itaca no Existe dijo...

Visceral y féroz. Me encanta.