sábado, 18 de agosto de 2012

es un amago

los ojos hasta el fondo de los ojos
dos cuerpos perplejos de rozarse
sola muchacha de Hopper
pobre hombre de Munch
es un amago
un circo de delicadeza
sustraídos de sus márgenes han salido de sus márgenes
hacen una orilla
mira entre las babas
no son bocas son descampados
se besan y engullen vías lácteas de tristeza
faltan a la verdad
pasa la sonrisa la sangre la mente ligera
respirar en el punto exacto
la piel imantada al paso de los dedos
pertenecidos ahora el deseo se empeña
y si tocan se tocan
todo se lo dicen con las manos
traen las manos a los huecos sienten un mamífero
entre las piernas
y lo acarician
cautivados calibran la entera materia de sus sexos
laten como si vivieran de nuevo
intentando no acabarse de tanta cercanía
se lamen se restriegan con una constancia implacable
él la contamina la penetra y no hay más medida
que embestida a embestida la suma de los espacios
y se sudan se dan forma se plantean
se alcanzan se atoran
y no paran
y a su manera ascienden estremecidos
y todo alrededor se desvanece
y todo alrededor es mentira
sólo el placer detrás
sólo este hilo
que él derrama y tiembla
que ella llora incluso en su corazón
esto es lo que podemos darnos
el tiempo que queda desvelando lentamente
la primera hora de luz

3 comentarios:

Rafael dijo...

Más al final todo son sueños...
Un abrazo.

Dian dijo...

GRACIAS

Darío dijo...

Extrema delicadeza...