viernes, 21 de diciembre de 2012

y esperé

y esperé
con toda esa ausencia que vuelve sobre sí misma
digna de confianza
y puede que
tal vez hube formado palabras
en el inútil intento de comprenderlo

9 comentarios:

Plebeyo Sir dijo...

no cabe duda

P. dijo...

También yo espero.

Rafael dijo...

Quizás por eso mismo esa espera era inútil, así como el "intento de comprenderlo"
Un abrazo y Felices Fiestas de Navidad.

ártico dijo...

intentaba.

Anónimo dijo...

Intenta comprenderlo, Hechicera de las Letras, no desesperes… Muchas veces las estrellas fugaces que nos marcan las sendas a través de yermos páramos son las que nos permiten llegar al cálido fuego de la chimenea del refugio tras el crudo invierno

Felices Fiestas para ti y para todos los que, como yo, te seguimos ensimismados en las ruta hacia la cúspide del monte Parnaso.

Versos, más versos.

Darío dijo...

De la ausencia hiciste palabras. Nunca tuve dudas. Tenés ese poder. Un abrazo.

N Ó M A D A dijo...

Idem.

Anónimo dijo...

las esperas, como sin principio ni final, parecen limbos.

sin tiempo ni espacio.

son como momentos cargados a su vez de instantes, llenos o poblados como de otras vidas (im)posibles.

REDUCCION MAMARIA dijo...

La verdad me encanta como escribes, es muy lindo leerte... y las imagenes que posteas.. sin palabras, muy bueno tu sitio!!