sábado, 26 de enero de 2013

habla en vano

derrotada por las cosas brillantes
 (...)sin más pájaros que los tristes 
Elise Plain



todo lo que a mí se acostumbra
el silencio me sigue y conoce mi flaqueza
yo me hago
yo con ninguno
yo soy mi pobre
ahí está día a día el acantilado
y no hay nadie que me ponga la sopa

5 comentarios:

  1. querida Isabel, muchas gracias y muchos besos, me encantó tu poema, en especial el verso final

    ResponderEliminar
  2. Que manera de escribir, pff! Me ha encantado.
    Te seguía de hace tiempo pero llevo tiempo ausente.
    Te leo pronto.

    Un beso, muy frío.

    ResponderEliminar
  3. tal vez sea necesario poner el plato

    ResponderEliminar
  4. Casi siempre, una cena, aunque servida tarde y fría, reconforta más en compañia... Tus últimos versos provocan el efecto del hielo requebrajándose contra el arco-iris, belleza y desesperanza.
    Todo un caleidoscopio de sensaciones, Hechicera de las Letras.
    Gracias una y mil veces.

    ResponderEliminar

Libelúlame