miércoles, 2 de enero de 2013

un día 1 de enero

andar por casa con el corazón indefenso
permanecer en lo que el corazón despide
y firmar con sangre
escuchar tus canciones
es una forma de sentirme cerca de ti
me asomo a la ventana
la foto es perfecta sólo porque el ojo ha mirado
confieso que intento recordar lo que me rodea
como si quisiera olvidarlo todo
no es una coincidencia que me sienta como uno de esos
árboles combatidos que el viento deja a su paso
definirse es salir perdiendo
anochece y miro al cielo
en ausencia de símbolos ahí están
todas las fugaces

11 comentarios:

Rafael dijo...

"...Un día uno de enero cualquiera se escribieron estos versos..."
Un abrazo en la noche.

N Ó M A D A dijo...

Confieso que intento recordar lo que me rodea
como si quisiera olvidarlo todo.

Ahhh!!! Qué bien descrito!!!

GAB dijo...

gran comienzo de año.

Saludos!!

Anónimo dijo...

Es un placer comenzar el año así, con unos versos que te hielan la sangre y laceran el alma con su desgarrador filo...
Gracias y Feliz Año Nuevo, Hechicera de las Letras.

Abraham dijo...

Sólo porque el ojo ha mirado
confieso.

María Sotomayor dijo...

m a r a v i l l a.

Beso grande Bel!

María Sotomayor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marcelo sena dijo...

admiro tu poesía. esa manera de exibir tu alma. te admiro

eloy dijo...

megusta

Vagamundo dijo...

Un secreto: (eres) más infinita de lo que cualquier definición intente contener.

seinamaste dijo...

Indefenciones y ausencias; fugacidades. No es poco. Has ayudado a buscar más en esas emociones. Saludos.