jueves, 28 de febrero de 2013

te lo he dicho

tu voz es un soldado
y mi cuerpo un cuerpo herido a tierra
yo que aún no he olvidado
los peligros del camino
lo que sólo es visto en la oscuridad
si conservas la vista
y a pesar de eso me dejo
tu voz es mi arado
sumido en el contexto
a cada susurro
mi sexo también escuchaba
en el aire de la habitación
tu voz de puntillas
como un veneno preciso
cartografiando entre las piernas
lo que estas piernas te abren
tiza que escribiera de forma justa
en mi vulva una pizarra
marcándome completamente despojada
haciendo a un lado la tristeza

4 comentarios:

Rafael dijo...

"...Te lo he dicho, pero solo me respondió el silencio..."
Un abrazo en la noche

Constance Lefevre dijo...

La pasión manipula, sobretodo si es causada por quien nos estremece.

Saludos!


Puedes visitar los relatos que han decidido escapar por aquí:
http://circosinfenomenos.blogspot.com/

Darío dijo...

Hay una imagen esplendorosa acá. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Solo queda la sublimación del otro, la calidez del momento, el regocijo en el placer....

Gracias, Hechicera de las Letras, gracias por permitirnos....