jueves, 27 de junio de 2013

vuelvo a escribir sobre lo roto

el hueso de lo nuestro
lo que decías que nos esperaba
no eres un nido me digo
a la sombra de las palabras de siempre

3 comentarios:

Rafael dijo...

Muchas veces volvemos la cabeza y ni siquiera vemos nuestra sombra. ¿Será que acaso no alumbra el sol?
Un abrazo.

Darío dijo...

Suena como una cuchillada trapera...

Anónimo dijo...

No, no somos nidos, pero a veces los unos somos el único refugio seguro de los otros, Hechicera de las Letras.

Persevera, estás en el camino,las palabras no pueden ser las de siempre eternamente...., no, no pueden...