domingo, 28 de julio de 2013

hasta yo

que no sé del amor nada
dijiste
sé que el amor termina
como lo hacen los peces rojos de agua fría
y esas flores de pascua

4 comentarios:

Juan Antonio B. dijo...

Qué bonito que las cosas tristes no dejen de ser hermosas en tus manos, Nébula.

Darío dijo...

El que sepa algo, que arroje la primera piedra. Será como haber vista a dios. Un abrazo.

Darío dijo...

"visto".

Anónimo dijo...

El amor termina, o no, en nuestras manos está cuidarlo cada día...

Coincido con Juan Antonio y su comentario, Hechicera de las Letras. Consigues hacer de lo triste algo hermoso, algo que estimula nuestras mentes y corazones y nos llena de placer sensorial... Sigue así, pero no te rindas, el amor es muy caprichoso pero la determinación lo puede todo....o casi.