jueves, 1 de agosto de 2013

en el metro

video
todos figuran como extras de una película de esas
de gente que entra y que sale
-como diría emilio-
gente que hace de la espera un arte
gente que piensa en sus cosas
en cosas que pasan como la lluvia
que se dice cosas como la lluvia hace otro cielo
o la lluvia cae desigual en todas partes
gente que mira hacia el túnel con los cascos puestos
hasta que el vagón llega como una lección importante
como un sensei que dijera:
tome la vida como viene
día a día
como un regalo
sin una lucha

4 comentarios:

Rafael dijo...

Somos quizás como espectadoras ante una vida que se desliza ante nuestros ojos.
Un abrazo.

Darío dijo...

Como si llegara Godot, y apenas es un tren. Un abrazo.

Edmundo dijo...

Hay algo de Sísifo en la secuencia de tus poemas, piedras inútiles (o trenes que llegan) pero tan hermosos...

Anónimo dijo...

Tantas almas diferentes en un mismo entorno viendo pasar las estaciones como si fueran las épocas de su terrenal existencia... Tanta gente que encuentra su rumbo y otros tantos que los pierden.
El Metro puede ser una metáfora de lo que son nuestras vidas, Hechicera de las Letras, un continuo vagar de estación a estación tratando de llegar de la mejor forma posible a una via muerta.