lunes, 7 de octubre de 2013

miré hacia dentro

y me sentí una con la verdad
pensé entonces en la sangre perdida bailando una danza de muerte
alrededor del hecho yermo y preciso de negación
del que nada surge
en el que nada se salva
asúmelo me digo tú serás lo único que va a quedar de ti
y no serás dios
y no existirás en nadie

7 comentarios:

Rafael dijo...

Suele pasar eso cuando miramos, de vez en cuando, hacia dentro...
Un abrazo

mailconraul dijo...

Pero, has existido, fuiste alguien. Hemos sido un poco Dioses aunque la eternidad no nos corresponda.

Amando García Nuño dijo...

Ni falta que hace...
Salud-os

Juan Antonio B. dijo...

Coño, rozas la perfección. Eso no está bien.

:P

Darío dijo...

Dejame creer que voy a ser una piedra. No me quites la ilusión. Abrazo.

Aseret Blueminda dijo...

EXACTO!

Kc dijo...

Inquietante prosa. Interesante!