viernes, 4 de octubre de 2013

y te preguntarás a qué has venido

y por qué te has quedado
si tu sistema nervioso estará preparado para contener
unos sentimientos tan inmensos
si tu corazón sostendrá ese corazón 

que poco a poco se debilita de forma incierta
si tus pies enlodados de miedo
si el peso esa consolidación de aire que en tu pecho gravita
si este mundo que sigue respira parece que escapa
si estarás dispuesto a dar la vida por la vida
o si por el contrario ella acabará contigo
y de ser así quién tendrá las manos manchadas de sangre
y si podrá hacerse cargo

8 comentarios:

Rafael dijo...

Es la eterna pregunta que todos nos hacemos alguna vez.
Un abrazo.

Noelplebeyo dijo...

francamente...

ya no me hago tantas preguntas si no se dan rápidas las respuestas

mailconraul dijo...

Porque la vida, o eso que llamamos vida, se aferra a nosotros como un enamorado que no acaba de comprender el desamor (hasta que nos convertimos en una metáfora de nuestra simple existencia).

Darío dijo...

Nunca una respuesta... Un abrazo.

Miguel Angel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miguel Angel dijo...

Y si sólo hemos venido para ser y estar, para respirar cansados, para trepanar el cielo de la memoria donde hallar un hueco, una respuesta al absurdo de vivir. Y si hemos venido sólo porque otros lo han querido así, impuesto y necesario. Y si no encontramos otra respuesta...

Pez en un Carrousel dijo...

Tantas y tantas preguntas sin respuesta. Tanta incertidumbre que termina por matarnos.

Me encanta :)

Tomás R. Ramírez dijo...

No sé Isabel, a este no le he encontrado la vuelta. Te mando un beso.

Y que nadie se muera por la incertidumbre por favor.