viernes, 25 de abril de 2014

alza la vista

entorna levemente los párpados y apunta al corazón de una nube
transita los campos azules recoge lo que ara
se funde con lo que queda de alguna estela
lee lo que leen los pájaros y algo muy leve cambia
¿qué se hace con lo que el tiempo deja? piensa
con lo que ya ha muerto
pero el semáforo se pone en verde
y cruza
contempla las vías inútiles del tranvía

y observa sus propias cicatrices
de vuelta a la ciudad enciende un cigarrillo
se pone la soga al cuello
ni siquiera muere

3 comentarios:

Rafael dijo...

A veces no hay tiempo ni lugar para levantar la vista del suelo.
Un abrazo.

mailconraul dijo...

Es lo que suelen hacer los poetas: la soga se llama "publicar".

Nahar dijo...

La clave está en que el tiempo no deja nada.

Saludos.